jueves, 27 de agosto de 2009

Pensamientos sobre el Parto


¿Es el parto fácil a consecuencia de que la mujer se encuentra calma; o se encuentra ella calma a causa de que su parto es fácil?
Inversamente, ¿se encuentra una mujer dolorida y atemorizada a causa de que el parto presenta alguna dificultad; o el parto se hace dificultoso y con dolor a causa de que ella se encuentra atemorizada?...

En conclusión: el TEMOR es el principal agente productor del dolor en un parto normal.
Read, partero inglés, de una serie de observaciones clínicas dedujo que existía un síndrome TEMOR-TENSIÓN-DOLOR del parto.
Los sistemas nerviosos autónomos aseguran al útero un trabajo independientey automático, pero existen también centros nerviosos superiores que regulan y controlan el trabajo de parto. La corteza reacciona de acuerdo a la intensidad del estímulo y también por su propia interpretación, que si es exagerada, resulta en reacción motriz sobre el sitio de estimulación.
De modo que un estímulo que nace de las paredes del útero y apenas puede ser desagradable, "interpretado" en la corteza con fuerte tono Aprehensivo (Temor), resulta convertido o transformado en Dolor, y en descarga motora sobre el lugar de origen, dando motivo a un estado de Tensión en el msmo. Esto da más temor y tensión excesiva que determina entónces en Dolor Real.

Entónces, juega importancia la eliminación del temor y la ansiedad que perturban la coordinación fisiológica que debe existir de las fibras del cuello y del cuerpo del útero.
Recordemos que en el organismo cuando entra en acción un determinado grupo muscular, el grupo oponente permanece inactivo, por ejemplo: al contraerse el Biceps (músculo de la región anterior del brazo), el triceps (músculo de la región posterior del brazo) permanece inactivo.
En el Parto, a la contracción de las fibras del cuerpo del útero, debe corresponder la inhibición de las fibras del cuello del útero. La tensión de estas fibras en el cuello ofrece resistencia a la acción dilatadora sobre el cuello que ejercen estas otras fibras.

Así enconmtramos el cuadro de dos grupos musculares diferentes actuando al mismo tiempo...
La consecuencia de esto, al prolongarse, será la perturbación del curso fisiológico del trabajo, y luego, cansancio y agotamiento no sólo del músculo uterino sino de la misma paciente, porque la tensión no sólo radica en el útero, sino también se ubica en todo el cuerpo.
Además, la tensión aumentada de las fibras uterinas es registrada e interpretada como dolr que a su vez exagera el temor e instala un círculo vicioso Temor-tensión-dolor.

Para un trabajo normal es necesario que la armonía neuromuscular no sea perturbada por influencias emocionales. No es suficiente que la mamá sea anatómicamente perfecta y químicamente balanceada, sino también que su estado emocional se mantenga dentro de un límite de normalidad tal, que no inicie reflejos productores de tensión.

El síndrome Temor-Tensión-Dolor puede ser combatido por medio de la Educación que neutraliza al temor, y por medio de la relajación que combate la tensión.

Afirma el doctor Read que del conocimiento y control de los fenómenos emocionales del parto resultan ciertos beneficios indudables que pueden surgir aisladamente o combinados:
> Alivio del temor y ansiedad de la mamá que pare.
> Disminución del dolor en mayor o menor grado.
> Disminución de la cantidad de anestésicos o analgésicos a suministrar.
> Acortamiento de la duración del trabajo de parto.
> Menor cantidad de pérdida de sangre en el alumbramiento.
> Menor fatiga y agotamiento en el post-parto.
> Menor frecuencia de intervenciones.